¿y si reducimos la jornada laboral a 6 horas?