‘VUELTA AL COLE’ EVITANDO CONSECUENCIAS NEFASTAS PARA LA VIDA LABORAL DE LAS MUJERES

Imagen: 

EL FÓRUM FEMINISTA DE MADRID EXIGE QUE LA ‘VUELTA AL COLE’ SE ORGANICE EVITANDO CONSECUENCIAS NEFASTAS PARA LA VIDA LABORAL DE LAS MUJERES. El Fórum Feminista de Madrid ha exigido hoy una revisión de la Estrategia de Inicio de Curso 2020-21 en la Comunidad de Madrid ya que dejar en casa a niños y niñas de 14-15 años tendrá unas nefastas consecuencias en la vida laboral de las mujeres. La Comunidad de Madrid sabía desde el mes de marzo que en septiembre volvía el curso y a una semana escasa presenta un plan que no garantiza que la ‘vuelta al cole’ se haga con seguridad. Las obras no están hechas, el profesorado aún no está contratado. La solución fácil es que el alumnado se quede en casa, sin tener en cuenta el impacto de género que esto tendrá. El acceso a los medios digitales está fuera del alcance de muchos hogares y más en aquellos monomarentales, en los que es una mujer la principal proveedora. En este sentido, el Fórum ha hecho hincapié en que es muy probable que a unas mujeres las saque del mercado laboral y a otras les impida pensar en incorporarse, mientras que a otras tantas las paralice su carrera profesional. Cabe recordar que el 90% de las excedencias o reducciones de jornadas no pagadas son “disfrutadas” por mujeres, cuestión que tendrá un inevitable reflejo en sus futuras pensiones de jubilación. Sin contar con las grandes dificultades que existen en las empresas para que se reconozcan las adaptaciones de jornada. Por otro lado, el profesorado es un colectivo altamente feminizado al que las ratios por aula en la Comunidad de Madrid de 20 alumnos en infantil y primaria y 23 en secundaria lo expone a unas condiciones laborales de riesgo por mayor probabilidad de contagios. Exigimos a los gobiernos, central y autonómico, y exhortamos a los agentes sociales, sindicatos y patronales, para que se articulen de manera urgente medidas de corresponsabilidad que permitan soportar de manera solidaria entre administración, familias y empresas las consecuencias de la pandemia en la respuesta ante posibles contagios entre los niños y niñas, de forma que se evite que las mujeres sigan siendo las más perjudicadas. Los gobiernos deben evitar que la crisis sanitaria profundice la brecha de género, garantizando que las medidas preventivas y la necesaria atención a los menores por posibles contagios no obligue a las familias a reducir sus ingresos ni excluya a las mujeres del mercado de trabajo. La “nueva normalidad” no puede suponer, como ya está siendo, que las mujeres sean las grandes perdedoras de esta crisis, ya ocurrió en 2008, como sociedad no nos lo podemos permitir.