Crimen de La Orotava: la madre murió estrangulada y las niñas, asfixiadas

Elpais
Patricia Ortega Dolz
Pedro Murillo
Santa Cruz de Tenerife 19 JUL 2018 - 09:24 CEST

Los resultados premiliminares de las autopsias practicadas a los cuatro miembros de la familia hallada muerta el lunes en La Orotava sitúan los fallecimientos en el sábado 14 de julio y apuntan a que la madre, de 40 años, y las hijas, de tres y cinco, murieron por asfixia. La mujer tiene marcas en el cuello “compatibles con estrangulación a lazo”. Las niñas, “por sofocación”. Los investigadores no descartan que fuesen sedadas antes por el padre, un militar de 45 años, que murió ahorcado y con las manos atadas. Aún faltan los informes toxicológicos.
Minuto de silencio esta mañana en el Cabildo de Tenerife. Foto: Europa Press. Vídeo: ATLAS

La macabra escena del crimen hallada el lunes por los agentes de la Guardia Civil en un piso de La Orotava (Santa Cruz de Tenerife) —una mujer y dos niñas pequeñas muertas, vestidas y tendidas en la cama de matrimonio con el cadáver de su perro a los pies; y el padre ahorcado en la habitación contigua— está llena de incógnitas.

Las informaciones que han trascendido hasta el momento y el resultado preliminar de las autopsias apuntan a que el hombre habría sido el autor de las muertes de su mujer e hijas y que, posteriormente, se habría ahorcado con las manos atadas. “Esa es aparentemente la secuencia de las muertes, pero para confirmarla habrá que esperar a los resultados de los análisis toxicológicos, que pueden demorarse hasta un mes y medio”, señalan fuentes próximas a la investigación.
Los forenses del Instituto de Medicina Legal de Santa Cruz de Tenerife han determinado que la mujer, Teresa M. L., canaria de 40 años, murió estrangulada, ya que tenía un hematoma en el cuello. También señalaron que aparecieron restos de espuma en su boca y en la de una de las dos niñas, lo que apuntaría a un posible uso de algún producto tóxico. Los resultados de esta autopsia preliminar señalan que solo se han encontrado sedantes en la madre, que sí habría podido estar drogada antes de morir.

El artilugio que presuntamente colocó el padre para ahorcarse colgándose del techo es otro de los aspectos que desconcierta a los investigadores. “Evidencia bastante premeditación: tuvo que hacer agujeros con un taladro en el techo”, indican. Y aseguran que en la mesa de esa estancia se encontró el bolígrafo con el que habría marcado los agujeros.
Más información..https://elpais.com/politica/2018/07/18/actualidad/1531919092_705028.html

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.