Cuatro de cada diez hombres en nuestro país admiten consumir prostitución. España es el primer país de Europa y el tercero del mundo en consumo de prostitución.